Como cada año, los Vicarios Episcopales de Vida Consagrada se reúnen para dar una mejor atención y seguimiento a los Consagrados de las diferentes Diócesis de nuestro país.

Ponemos este encuentro en las manos amorosas de nuestra Madre, la Santísima Virgen María para que dé frutos abundantes.